Acerca de Luis

Luis Ortiz

Después de un grado de bachillerato en Ingeniería en Computadoras, un Maestría en Ingeniería Industrial y 27 años como ingeniero en el mundo corporativo, decidí usar las destrezas que adquirí y ponerlas en práctica en actividades que hicieran una diferencia en las vidas de los demás. Luego de varios años de búsqueda, unos cuantos despidos y cambios de industrias, decidí involucrarme en el campo de Desarrollo de Liderazgo. Mi enfoque primordial fue a nivel personal y eso me llevó a asociarme con la corporación Life Leadership. Me sorprende muchísimo el impacto que la asociación con personas con intereses comunes al igual que con mentores tiene en tu vida .

Como individuos tenemos la habilidad de cambiar muchas cosas en nuestras vidas si cambiamos la manera en que pensamos. El Sr. Warren Buffett dice “mientras más aprendes, más ganas”. Por lo tanto me pregunté, ¿Por qué no aplicar esas destrezas que tanto me sirvieron en la ingeniería en el campo del desarrollo personal? Los principios por definición aplican en cualquier campo. Así que al adoptar una mentalidad de mejoramiento continuo en nuestro comportamiento y patrones de pensamiento diario, podemos cambiar gradualmente los resultados que tenemos en nuestras vidas.

Escuchamos con frecuencia que “el cambio es la única constante en la vida”. Aunque eso es cierto, creo que el mejor tipo de cambio es el cambio intencional, el que perseguimos activamente para dirigir nuestras vidas en el rumbo deseado en lugar de ver en dónde terminamos. Nuevos comportamientos se obtienen con nueva información. La mejor manera que he encontrado para obtener esa información y transformar mi vida a lo largo de mi recorrido ha sido a través de la lectura de libros de alto calibre, de escuchar audios que nos hagan reflexionar y el asociarnos con personas que tengan ideales en común.

Estoy convencido de que el recorrido de un líder nunca termina. Si están de acuerdo y deciden unirse al recorrido, comuníquense conmigo a través de Contactar a Luis y compartan sus pensamientos y comentarios. Estoy ansioso de compartir las lecciones que vaya aprendiendo a lo largo del camino. ¡Dios los bendiga!
Sinceramente,

Luis A. Ortiz